Resultados de fútbol EN DIRECTO

A James se le apagó la luz

Puede parecer sorprendente, pero James Rodríguez ya no debe sentirse futbolista. El mediapunta colombiano que asombró al mundo en el Mundial de 2014 hace años que no se encuentra en el terreno de juego. Ni en el Real Madrid, ni en el Bayern de Múnich ni en su última aventura con el Everton. El cafetero se encuentra ahora en la rampa de salida del club toffee ya que Rafa Benítez no cuenta con él. Pero como si de un chicle se tratara, a James no le separa del Everton ni un cazo de agua caliente.

La última oferta que ha recibido el Everton por James viene de Turquía. El Estambul Basaksehir ha pujado por hacerse con los servicios del colombiano aprovechando el cierre del mercado de fichajes turco el próximo 8 de septiembre. Pero ni por esas. Parece que a James no le importa quedarse una temporada más en la grada sintiéndose más un aficionado desilusionado que un futbolista talentoso.

El jugador se vistió de blanco hasta en 125 ocasiones durante las cuatro temporadas que ha militado en la plantilla del Real Madrid. Su paso por el club blanco, decepcionante. Y todo lo que le siguió significó una caída en picado desde aquel olimpo que debió tocar en el Mundial de Brasil. Un futbolista en pleno descenso sin frenos desde que se opisitó para talento en el panorama futbolístico. Una zurda de oro y una cabeza de cobre.

Entre bandazo y bandazo, James ha dejado mercados de fichajes tensos. Como aquel verano en el que se especulaba con la llegada del madridista al Atlético de Madrid. Quién sabe, pero estoy casi totalmente convencido de que con el Cholo, James ya no sería el descarte, sino el renacido. Pero al final nada. Al Everton con Ancelotti: buen proyecto, buen equipo y mejor liga para reivindicarse como jugador de élite. Y a pesar de un comienzo ilusionante, la realidad puso de nuevo las cosas en su sitio. James fuera del equipo y con más tiempo para meter la pata.

Recuerdo una suerte de entrevista en un podcast en el que el colombiano reconoció que nunca quiso aprender alemán cuando jugaba para el Bayern de Múnich porque no veía Alemania como un lugar para quedarse. Otro bache en su camino, se debió decir. Ahora se ha abierto Twitch. La plataforma de streaming morada se ha convertido en algo así como el cementerio de elefantes para futbolistas a los que les va mejor fuera que dentro del campo. Piqué, Agüero y ahora James tienen su propio canal.

En uno de sus directos, James reconoció que ni siquiera sabía cuándo debía volver a entrenar. También ha dejado algunos minutos dignos de mirar como su reflexión sobre el estado del diez en el fútbol moderno. Pero no mucho más allá. Enchufado en las redes, pero desconectado en el campo. Y así, no creo que sea recordado dentro de unos años más allá que por aquel golazo contra Uruguay. Quizá nunca fue tan bueno y siempre fue lo que ahora se empeña en demostrar. Pero yo diría que vi destellos de lucidez en un jugador al que se le apagó la luz hace un tiempo.