Resultados de fútbol EN DIRECTO

El principio del fin

Tras dos veranos en los que la continuidad de Leo Messi pendía de un hilo, al final ha llegado a su fin. Tras veinte años, la entidad blaugrana se ha visto obligada a ver marchar al mejor jugador de la historia debido a la grave crisis económica por la que pasa el club culé.

Este final nos deja un sabor amargo a todos los amantes del fútbol, pero sobre todo a los amantes de la liga española. Para todos aquellos que son fanáticos de la misma les pregunto, ¿debía la liga haber puesto más de su parte para mantener a su jugador franquicia ¿Merecía la pena hacer un esfuerzo económico para poder seguir teniendo al argentino en la competición? Si me lo preguntan, la respuesta es sí, pero un sí rotundo. Recuerden que estamos hablando del que sea seguramente el jugador con mayor repercusión a nivel mundial y que más ingresos puede generar entre patrocinios, merchandising e ingresos televisivos. Merece la pena recordar que mucha gente de diversos sitios se hicieron aficionados del Barcelona por el deslumbrante juego del “10”.

Además, LaLiga no sólo pierde en el ambito económico, sino también en el deportivo. En estos últimos años, muchos cracks mundiales han decidido volar hacia distintos destinos fuera de España. Esto ha propiciado un bajón notable en el nivel de juego de los equipos y por ello que haya un interés menor en seguir nuestra liga. Ahora hemos pasado de tener un Messi-Cristiano en los clásicos a un Depay-Benzema, aunque muchos de ustedes estarán pensando “pero aún así siguen siendo jugadores de calidad mundial”. Pero si se comparan con Cristiano o Messi y, perdónenme la expresión, la carrera de ambos dos no les llega a la suela de la bota.

Dejando a un lado los problemas generales, centrémonos en el papel que ha jugado el Barça en este hecho. Nos tenemos que remontar al 7 de marzo de 2021, el día en que Joan Laporta llegó a la presidencia del club culé. Aunque era el gran favorito de entre los tres candidatos, muchos son los que piensan que Laporta alcanzó la presidencia gracias a su promesa de renovar a Messi. Ahora son esos mismos socios que le votaron los que le acusan a él y a su directiva de ser los artífices de que esta renovación no se haya llevado a cabo. Pero en mi opinión, Laporta ha puesto por encima a su club como lo hizo Florentino en su día con Cristiano. Cabe recordar que la renovación estaba pactada, pero era un suicidio económico para la entidad que aún sin haber podido renovar a Messi se ve en serios apuros para poder inscribir a sus nuevas incorporaciones.

Aún habiendo hecho lo mejor para el club, Laporta ha cometido graves errores. Hay un dicho muy bueno que dice “no hagas promesas que no puedas cumplir”. Dónde se ve esto, por ejemplo, en el fichaje de Agüero por el Barça. El delantero argentino llegó al club con la promesa de poder jugar con Leo, promesa que al final no ha cumplido el presidente. En este papel Florentino demostró ser mejor presidente que Laporta. Cuando Florentino se presentó a las elecciones del club blanco hizo aquella famosa promesa de que si no fichaba a Figo pagaba el abono de todos los socios de la próxima campaña; todos conocemos ya el desenlace de esa historia. Eso nos lleva a que la confianza se gana con hechos, no con promesas señor Laporta.

Ahora ya de poco valen los lamentos porque en el día de ayer Leo fue presentado como nuevo jugador del PSG, o más bien debería llamarse P$G. Este fichaje sólo es una muestra del mayor problema del fútbol actual, la aparición de los “clubes Estado”. Estos jeques multimillonarios que son capaces de fichar a quien se le antoje sin importar la cantidad de dinero. Pero por mucho dinero que tengan estos clubes deben tener en cuenta que la historia y la grandeza de un club no se puede comprar con dinero, se debe ganar en el campo. Aunque para frenar esto ya existe el Fair Play Financiero parece que para algunos clubes se hace la vista gorda por parte de la UEFA, encabezada por su “presidente” Ceferin que, a mi parecer, es una maronieta que los jeques utilizan a su antojo.

Y tras esta reflexión les dejo una pregunta para ustedes. ¿Es este el principio del fin del fútbol como deporte?

Sin comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.