Resultados de fútbol EN DIRECTO

El Rayo sueña con la Copa

El Rayo Vallecano logró alcanzar ayer las semifinales de la Copa del Rey cuarenta años después. La gesta del equipo dirigido por Iraola no se ciñe ya a los buenos resultados ligueros, sino que la racha se amplía a la competición del K.O. Con la victoria en cuartos de final frente al Mallorca, el conjunto madrileño se sitúa como uno de los cuatro últimos candidatos a llevarte un título que colmaría de alegría a una afición que hasta hace bien poco ni soñaba con esto.

El Mallorca visitó uno de los terrenos de juego más hostiles para el equipo visitante. No sólo por el ambiente, que también, sino por el planteamiento de juego que el Rayo impone en su casa. Luis García Plaza parecía tener esto más o menos claro pues no quiso exprimir su plantilla con vistas a un decisivo partido liguero el fin de semana con el descenso a dos puntos. Iraola, por el contrario, dio motivos suficientes a la afición rayista para creer en la victoria con un once inicial ya reconocible.

Aunque el marcador se movió una vez, el partido, que tampoco fue un despliegue de vistosidad, tuvo su aquel. La tensión de poder clasificar a unas semifinales se notaba en ambos equipos, pero el Mallorca pecó primero de falta de tablas y luego de poco acierto de cara a portería. Álvaro García, de nuevo de los mejores del encuentro, realizó un quiebro a Franco Russo, que no tuvo su mejor día, que propició el derribo del extremo español. El colegiado señaló penalti y Óscar Trejo, en un alarde de superioridad técnica, chutó la pena máxima con la calma propia de un jugador de sus características. Con el portero vencido al lado contrario, el gol resonó en todo el Estadio de Vallecas al unísono.

Con el fin de la primera mitad llegó la evidencia de que el Rayo estaba mucho más cerca que el Mallorca de las semifinales coperas. El marcador era un factor, pero las sensaciones de peligro en el campo parecían llegar siempre del mismo lado. Así las cosas, Iraola supo mentalizar a los suyos para que más que jugar con el marcador a favor, supieran mantener la ventaja.

El Rayo no se encerró, pero hizo que el juego fluido para el Mallorca fuera una realidad inalcanzable. La segunda parte se saldó con cinco amarillas para los locales y cuatro para el cuadro visitante, dos tiros a puerta de cada conjunto y un alargue final de siete minutos que se acabaron por ir a nueve. El Mallorca tuvo alguna oportunidad, pero no clara de gol. El Rayo sí gozó de un par de acciones claras: Bebé, jugador habitual en el cierre de los partidos, desperdició un mano a mano, aunque algo complicado de definir, y estrelló la pelota en el lateral de la portería. Luego fue Unai López quien mandó el esférico a la madera con un remate precipitado.

El colegiado terminó por pitar el final del encuentro y el estadio se llenó de alegría. El Rayo clasificó de nuevo para las semifinales de la Copa del Rey y ya espera rival para tratar de meterse en una hipotética final. Con La vida pirata, la vida mejor como canción de cierre de la noche cantada a coro por aficionados y jugadores, el sueño del equipo madrileño prosigue y parece que no será fácil despertar al equipo revelación de la temporada.