Resultados de fútbol EN DIRECTO

El renacer de las urracas

El pasado 7 de octubre el Newcastle recibió una noticia que hizo saltar a más de uno del sofá. El club ha pasado de estar bajo la nefasta gestión de Mikel Ashley a ser gobernado por la mayor potencia económica de Arabia Saudí. Concretamente, el Fondo de Inversión Publica (PIF). Un fondo con un capital de 500 mil millones de dólares y que cuya función hasta ahora era invertir en nombre del gobierno de Arabia Saudita.

Aunque todo este paripé de fondos públicos y gestiones económicas va a pasar a estar liderado por un hombre cuyo nombre está vinculado al asesinato del periodista Yamal Jashogyi. Y es que Mohammed bin Salman Al Saud es el nuevo magnate del equipo de las urracas. Príncipe heredero de Arabia Saudita con tan solo 36 años tiene numerosos cargos a su nombre. Es primer viceprimer ministro de Arabia Saudita, presidente del Consejo de Asuntos Económicos y de Desarrollo, presidente del Consejo de Asuntos Políticos y de Seguridad además de ministro de Defensa.

Mohammed bin Salman Al Saud (Newcastle)

Bin Salman tiene la nube del asesinato del periodista ensuciando su imagen. Y es que Yamal Jashogyi fue un periodista que criticó duramente al magnate árabe. Muchos indicios afirman que cuando el periodista se dirigió al consulado saudí en Estambul, éste fue secuestrado y torturado por gente de Bin Salman. Algo que el príncipe heredero siempre ha negado afirmando que ellos “no tenían nada que ocultar” al respecto.

Yamal Jashogyi (periodista)

Un caso muy curioso ya que Yamal Jashogyi trabajó para el Washington Post, periódico que estuvo bajo la propiedad de Jeff Bezos. El propietario de Amazon fue víctima de un supuesto hackeo en su teléfono por parte de Arabia Saudí. Una acción con la que el gobierno de Arabia Saudí comenzó a recibir grandísimas cantidades de datos. Este hecho fue declarado como “relevante para la cuestión de si Bin Salman estaba involucrado en el asesinato de Jamal Khashoggi”.

Su llegada a Inglaterra ha causado un revuelo en todo el mundo. La inyección de dinero que supone para el Newcastle es abismal, pero Amnistía Internacional, movimiento global que lucha para que sean reconocidos y respetados los derechos humanos, dejó sus reflexiones al respecto: “Instamos a la Premier League a que cambie sus políticas de dueños y presidentes para que se adecúen a los derechos humanos”.

Una política que comenzó con Román Abramovich allá por 2003. El magnate ruso compró a comienzos del nuevo milenio el Chelsea por 165 millones de euros y eliminó toda deuda que poseía el club londinense. Solo cinco años después, otro grande de Inglaterra, el Manchester City, pasó a ser liderado por Mansour bin Zayed Al Nahylan, el que era hasta ahora el propietario más rico del mundo. Sin embargo, la capacidad de poder inyectar millones de euros a una entidad no siempre termina por funcionar.

Mansour bin Zayed Al Nahylan (Manchester City) y Román Abramóvich (Chelsea)

Hasta la fecha se ha podido comprobar que el fútbol vive bajo una nube de billetes que amenazan con acabar con la lealtad de los futbolistas. Muchos de ellos pasan de un club a otro sin pena ni gloria buscando engordar sus bolsillos a cambio de prácticamente nada. Crear un equipo de acuerdo con los ideales económicos no siempre es lo mejor.

Casos como el del Mónaco o el del Málaga son un buen ejemplo de lo que significa enfocarse en solo una plantilla. En el año 2010, Abdullah Ben Nasser Al Thani se convirtió en el dueño del club andaluz. El club se convirtió en el destino de grandes jugadores. Eliseu, Salomón Rondón, Julio Baptista, Joaquin, Van Nistelrooy, Toulalan, Monreal, Demichelis, Saviola o Cazorla fueron algunos de los nombres que dieron al Málaga una nueva cara. La Rosaleda vivió una etapa gloriosa con el Málaga en Champions y con Manuel Pellegrini bajo los mandos. Pero tras varios problemas con el fair play financiero y tras el colapso, tanto deportivo como institucional, el Málaga volvió a segunda división. A día de hoy, los problemas de Al Thani no se han solucionado y el Málaga sigue luchando por volver a primera división.

Al Thani (Málaga)

Por otra parte, en el año 2011, el multimillonario ruso Dimitri Rybolóvlev adquirió el club francés con el objetivo de crear un súper equipo y llevarse a los mejores jugadores del momento. Pero no todo fue como se esperaba. El club no consiguió el ascenso hasta el año 2013, cuando llegó el gran desembolso económico por parte del magnate. En el verano de 2013 se hizo con los servicios de James Rodríguez (45 millones), João Moutinho (25 millones), Radamel Falcao (60 millones), Ricardo Carvalho (libre), Toulalan (5 millones), Abidal (libre) y Kondogbia (20 millones). Esa temporada el club no consiguió ningún título, quedó segundo en la tabla y fue eliminado por el EA Guingamp en las semifinales de la Copa de Francia. Tras la temporada, el club frenó las inversiones y buscó un proyecto a largo plazo.

Dimitri Rybolóvlev (Mónaco)

Estos casos de Málaga y Mónaco son un claro ejemplo de lo que puede ocurrir si no se da forma a una entidad desde los cimientos hasta el tejado. Equipos como el PSG o el Manchester City no consiguieron triunfos a las primeras de cambio a pesar de las grandes compras que hicieron con sus llegadas. El proceso de adaptación es fundamental para que el Newcastle no caiga en las peores manos.

Además, el Newcastle tiene aún una temporada por delante que no ha empezado muy bien. En la Premier League marchan penúltimos con tan sólo tres puntos. Tres empates, cuatro derrotas y ninguna victoria son los pésimos resultados de las urracas. El equipo solo se ha mantenido en la barrera de los 40 puntos en Premier League desde la temporada 2014/15, siendo la décima posición el tope para las urracas. El juego de los futbolistas del Newcastle no es suficiente a día de hoy para mantenerse en la Premier League y un descenso a la Championship podría ser mortal para sus grandes aspiraciones.

A pesar del enorme potencial económico, si el equipo no se mantiene, las posibilidades de reforzarse con buenos futbolistas son minúsculas. Es por eso, que los aficionados de las urracas deberían estar alerta. Junto al Norwich, es el equipo más goleado esta temporada con 16 tantos. Y el juego de Steve Bruce no es ni eficaz ni atractivo. Aunque se hayan convertido en la mayor potencia (económica) del mundo del fútbol, la misión de mantenerse con la plantilla actual, no va por buen camino.

Los comentarios están cerrados