Resultados de fútbol EN DIRECTO

Este Madrid no

El Real Madrid empató ayer 0-0 en el Bernabéu contra el Osasuna. Un Madrid perdido, descolocado, cansado. Son muchos los adjetivos que podría dar en este artículo. Pero vayamos a una idea clara. De nada sirve ganar el domingo el clásico con una imagen excepcional, si después llega el miércoles y se empata frente al Osasuna y con el Bernabéu como testigo. De nada sirve. Y este empate supone un tirón de orejas al equipo y al entrenador. El Osasuna llegó, a priori, a salir del Bernabéu sin un saco de goles, y salió con un empate que sabe a gloria.

Ya en la primera parte se vio lo que iba a ser el partido. El Madrid domina, intenta jugar. Pero cuando pierde el balón da mucho terreno al equipo contrario. Ancelotti ha querido que este Madrid sea una equipo de contraataques. Y es así como gestiona sus jugadas. Dejan al rival el balón y cuando hay oportunidad, el equipo sale a la carrera en busca del gol. Pero no se pueden gestionar esos contraataques, si el equipo rival está básicamente encerrado.

El centro del campo presentó a Camavinga como sustituto de Modric. Un puesto complicado para un jugador que no tiene la dinámica del croata. Se vio a un Camavinga muy desperdigado por el campo y muy pegado a la banda de Carvajal durante el tiempo que estuvo en el terreno de juego. Por lo que el Madrid ya partía en desventaja con los centrocampistas. Poco de una primera parte donde una llegada del propio Camavinga fue lo más destacado.

En la segunda parte el Madrid comenzó a ver lo que se le veía encima. Un partido de esos que cuestan ligas. Al contrario que bajo los mandos de Zidane, el equipo dio ese paso adelante cuando quedaban aún 30 minutos por delante. Y no en el minuto 89, cosa que ocurría bajo el brazo del francés. Rodrygo entró al campo para formar el nuevo tridente que tantos resultados le han dado al Madrid. Asensio atrasó su posición y el Madrid comenzó a jugar con un enganche detrás de Benzema.

Una solución que tampoco funcionó. Asensio no probó fortuna con su gran disparo ni una sola vez. Así pues. Ancelotti decidió tirar la casa por la ventana. Marcelo, Hazard y Lucas saltaron al campo. La buena noticia fue la gran participación del carioca. Marcelo demostró que aún queda futbol en sus botas. Se asoció con Vinicius y Benzema y los blancos comenzaron a llegar con peligro. Pero la férrea defensa del Osasuna lo detuvo todo. Unai García se convirtió en el estandarte en defensa repeliendo cada balón que llegaba a su área.

Arriba, el Osasuna ganó presencia con Kike García y su juego aéreo. No obstante, fue Moncayola quien dejó la ocasión más clara del partido. Chimy Ávila se fue en carrera y puso un balón al punto de penalti. Balón que Moncayola mandó al palo de la portería madridista. Un tremendo susto para los de Ancelotti que empezaron a sudar la gota gorda y a ver cómo se les iba a escapar la oportunidad de ponerse líderes en solitario.

El Madrid se volcó en ataque y Marcelo no paró de poner balones al área en busca de un rematador. Ninguno de los de arriba fue capaz de conectar con los centros del lateral carioca. La defensa vasca estuvo muy cómoda con esos balones y controló la pólvora del Real Madrid. Los blancos acabaron el partido desesperados y con la oportunidad de ponerse líderes con 23 puntos.

Comments are closed