Resultados de fútbol EN DIRECTO

Haz algo, Florentino

La situación del Real Madrid no es plato de buen gusto para los madridistas. Aquellos que solían dar buenas reprimendas a sus futbolistas con pitos en el Bernabéu, desgraciadamente, no pueden hacerlo en estos tiempos de pandemia. Quizás sea lo que le hace falta a este equipo que deja mucho que desear cada vez que sale a jugar. Una buena pitada de esas con pañuelos blancos al aire que dejaban a los mejores jugadores que han pasado por la casa blanca sin palabras y cabizbajos.

Más de un madridista se estará tirando de los pelos al ver que su equipo no defiende el escudo del Real Madrid con orgullo y honor. Y eso es lo que peor lleva un aficionado blanco. El Madrid tiene como lema no rendirse hasta el final. Pero de nada sirve empujar los últimos 10 minutos de partido cuando has tirado 80 por la borda.

El equipo no carbura. El mensaje de Zidane no llega. Y Florentino parece estar más ausente que presente en las gestiones del Bernabéu. Las renovaciones de los jugadores no van por buen camino. Pero eso no sería un problema si no fuera porque llevamos meses y meses hablando de renovaciones que no llegan nunca. Sergio Ramos, Modric, Lucas Vázquez y compañía. Parece que las renovaciones también afectan al vestuario. Ni jugadores ni presidente dicen nada ni mueven un dedo por ponerse de acuerdo o por poner punto y final a la etapa de un futbolista en el Real Madrid.

Pero dejando atrás las renovaciones. ¿Debería el Madrid replantearse hacer una verdadera limpieza de jugadores y cuerpo técnico? Desde mi humilde opinión, el primero en marcharse debería ser el propio Zinedine Zidane. Pero ahí está el dilema de Florentino. ¿Cómo coger el teléfono y comunicar a una de las leyendas de este equipo, que triunfó como jugador y como entrenador en su primera etapa, que ya no puede seguir formando parte de este Real Madrid? ¿Como despedir al entrenador que te ha dado 3 champions seguidas? Ahí está el gran problema de Florentino Pérez.

Zidane quiere mucho al Real Madrid. Ya lo dijo en su vuelta al Bernabéu a principios de 2019. “Quiero mucho al presidente y al Real Madrid”. “Esta es mi casa”, dijo Zidane. Por lo que parece que está en las manos del propio Zinedine dejar el puesto de entrenador. Su discurso ya no llega a los jugadores. No sienten esa energía cuando una leyenda del fútbol les habla de tú a tú. Lo han ganado todo y parece que eso les ha terminado por cansar.

El Real Madrid necesita sangre nueva. Los veteranos como Marcelo, Isco y compañía deberían haber abandonado el Real Madrid hace ya un par de temporadas. No obstante el Madrid ha sabido moverse en el mercado y fichar a los mejores jóvenes del panorama futbolístico. Pero hasta en eso parece haberse equivocado el equipo de la Castellana. Jovic, Achraf, Brahim e incluso Reguilón han irrumpido con gran fuerza en sus respectivos destinos. Y en el Real Madrid no tuvieron ninguna oportunidad. Sin embargo, el Real Madrid, o mejor dicho, Zidane; decidió quedarse con los mirlos que no han ofrecido ni la mitad que ofrecieron cuando jugaban fuera del Bernabéu.

Odriozola y Vinicius son dos claros ejemplos. No son futbolistas para el Real Madrid. La presión del escudo parece poder con ellos. Pero no son los únicos. El Real Madrid apostó por aquel jugador belga que estaba destinado a jugar en el Real Madrid. Edén Hazard, te lo han dado todo para triunfar en el Madrid y no lo estás aprovechando. Quizás sea ese el problema. Tanta expectativa parece haberle superado. Llevar el número 7 que tanto peso tiene en el Real Madrid se le queda muy, pero que muy grande. Un jugador de su calibre no puede esconderse en la banda dando pases cortos y andando por el campo sin pena ni gloria.

Y mientras tanto, un joven dominicano que valora el escudo y lo defiende como nadie, está abandonado por su propio entrenador, que ya le comunicó que no contaba con él. Pero un madridista de verdad no se rinde con cualquier cosa. Mariano no ha querido saber nada de otro club que no fuese el Real Madrid. Obligado a entregar su número, vio como pasó a ser el gran olvidado de Valdebebas. Pero como buen madridista, sale al campo y se deja hasta lo que no tiene en el terreno de juego. Y sobre todo, ofrece lo que no tiene el Madrid a día de hoy: Gol.

10 segundos le hicieron falta aquel día 1 de marzo en el Santiago Bernabéu y frente al Barcelona que Zidane se había equivocado. Y el chico se marchó tan tranquilo a llorar vestuario después de haber saboreado el sabor de la victoria en sus propias carnes. Zidane, te estás equivocando y no quieres reconocer tus errores.

No quiero demorarme más en esta opinión sobre la situación del Real Madrid. Pero, Zidane, si de verdad amas al club, pon punto y final a esta relación. Y Florentino, coja usted las riendas Del Real Madrid o tendrá que verse obligado a dimitir por cómo ya hizo hace 15 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.