Ancelotti vuelve a sonreir

El Everton de Ancelotti ha ganado (2-3) al Fulham en Craven Cottage. Uno de los partidos más movidos del fin de semana se ha decidido gracias al acierto de los visitantes y la mala pata de los locales.

El partido comenzaba muy de cara para el Everton. Un centro lateral del omnipresente Richarlison se envenenaba entre las piernas de los defensores y acababa rematado con algo de fortuna por Calvert-Lewin en el primer minuto de partido. El Fulham reaccionó rápido y una buena combinación de los locales dio como resultado una clara oportunidad de gol para Decordova Reid que convirtió en gol en el minuto 15.

El partido continuaba a un elevado ritmo; una vez más por la banda izquierda se filtraba un balón, en este caso de Digne, para que Calvert-Lewin rematara y deshiciera el empate. Lucas Digne se gustó en el encuentro y es que lo cierto es que la banda izquierda del Everton fue absolutamente demoledora para el Fulham. En el minuto 35 fue de nuevo Digne quien puso un preciso centro para que Doucuré rematara a placer y batiera la meta defendida por Areola.

La segunda mitad del encuentro se vio muy condicionada por los sucesos acontecidos a partir del minuto 65 de juego. Cavaleiro falló un penalti al resbalarse sobre el punto de los once metros. El jugador portugués prolongó la mala racha del Fulham con respecto a los penaltis y ya van tres penas máximas falladas en este curso. En el minuto 70 Loftus-Cheek anotaría el último gol del encuentro.

El Fulham se mantiene en puestos peligrosos, aunque fuera del descenso por el momento. Por su parte, el Everton consigue romper la mala racha de cuatro encuentros consecutivos sin ganar (1 empate y 3 derrotas) y se acerca a puestos europeos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *