La pegada sevillista amargó el debut de Coudet

El Sevilla comenzó el partido de forma arrolladora ayudado por un Celta perdido que solo se encontró con el regalo de Vaclik. Antes del error del checo, el equipo de Lopetegui generó entre cuatro o cinco ocasiones claras, con el saldo del gol de Koundé tras un remate de Diego Carlos. Debió marcar más tantos, pero en la primera llegada de un Celta moribundo, con un centro lateral llegó el tanto de Aspas tras una tremenda pifia del meta sevillista.

Tras el tanto de Aspas el partido cambió por completo, el Celta despertó y el Sevilla desapareció del terreno de juego, exceptuando al inconbustible Jesús Navas que no dejó de correr por la banda y colgar balones al área que no encontraban rematador. Esta situación fue aprovechada por el celta y, tras un rechace, Nolito anotaba el 1-2. Tanto que no celebró por su reciente pasado sevillista. Tras el gol del gaditano el guion del partido siguió siendo el mismo el Sevilla solo creaba peligro por la banda del capitán y en el descuento de la primera mitad, el delantero marroquí Youssef En-Nesyri remataba al fondo de la red el enésimo centro del palaciego. Gol con el que concluía el primer tiempo.

La segunda mitad cambió totalmente. El efecto psicológico del gol sevillista dejó tocado a un Celta que salió a defenderse, situación que no le gusta a los de Lopetegui. Los locales dominaban la posesión, pero no encontraban espacios, el tiempo corría y el marcador no se movía por lo que el conjunto sevillista comenzó a asumir más riesgos dejando espacios muy peligrosos que aprovecharía Aspas con su velocidad para generar ocasiones claras, pero Vacklic quiso resarcirse de su mal primera parte y salvó al equipo en los momentos claves del encuentro.

Llegaban los minutos finales y el Sevilla comenzó a encontrar espacios tras los cambios de Lopetegui que mejoraron notablemente al equipo y tras un pase con ruleta incluida de Iván Rakitic, Escudero anotaba con la ayuda de Tapia un zapatazo desde fuera del área. El 3-2 en el minuto 80. Tras el gol, el conjunto nervionense se volcó al ataque con peligrosas internadas de Idrissi y Munir y tras una espectacular galopada del segundo desde su propio campo llegó al área de Rubén Blanco y levantó el balón para superar al guardameta y poner el definitivo 4-2.

El partido fue una montaña rusa de juego y goles, pero la pegada sevillista esta vez no falló y amargó el debut de Eduardo Coudet. El resultado deja a los sevillistas en la séptima posición con 13 puntos y a los celestes en zona de descenso con 7 puntos.

Lo mejor del partido para el Sevilla fue el resultado y la aparición de Idrissi, demostrando en los pocos minutos que tuvo el porqué Monchi se ha fijado en el. Lo peor, la falta de control tras el primer gol del Celta.

Lo mejor del Celta fue el carácter que demostró tras el primer gol, parece que la mano de Coudet se va notando en el equipo. Lo peor, el conjunto celeste sigue siendo un equipo muy frágil defensivamente con faltas de concentración en los momentos claves.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *