Abonados a sufrir

El  Sevilla llegaba a Huesca con varias bajas que condicionaron el once inicial, principalmente las bajas de los dos laterales izquierdos que obligó a reinventarse al central Rekik jugando de lateral.

La primera mitad fue un dominio absoluto de balón del Sevilla, una posesión que no se transformaba en ocasiones, ocasión que sí tuvo el conjunto local tras una cabalgada de Sandro que puso en dificultades al guardameta sevillista.

La primera mitad llegaba a su fin con 0 tiros a puerta del sevilla, pero con el partido controlado como quería, sin dejar crear oportunidades a los locales más allá de la del exsevillista.

En la segunda mitad, los oscenses adelantaron las líneas e intentaron crear ocasiones, primero con un disparo lejano de Borja García y una gran jugada de Sandro después que regateaba a Vaclik pero inexplicablemente no conseguía rematar a puerta vacía. Lopetegui vió que necesitaba más profundidad e hizo dos cambios Rakitic y Aleix Vidal que debutaba esta temporada con el Sevilla, jugando de lateral izquierdo.

El Sevilla comenzó a tener ocasiones, pero Andrés Fernández desbarataba las ocasiones atajando los disparos de Ocampos y Munir. Lopetegui no quería irse del Alcoraz sin una victoria y en el 74 metió más pólvora arriba con los cambios de Óscar y En-Nesyri, este último, enrachado, remataba al fondo de la red un centro raso y potente de Ocampos tras una buena jugada individual del argentino, poniendo el 0-1 a favor de los sevillistas que parecen que están abonados a sufrir. El partido llegaría a su fin sin moverse más el marcador.

El Sevilla con este resultado consigue una racha de 5 victorias seguidas que lo colocan en los puestos europeos. Por lo contrario el Huesca se hunde al fondo de la tabla con tan solo 7 puntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *