Las cuentas de Zidane

Esta noche se juega en Valdebebas uno de los partidos más importante para el Real Madrid en los últimos tiempos. El equipo blanco se juega entrar en los octavos de final de su competición talismán; la UEFA Champions League espera el resultado de un grupo en el que puede pasar cualquier cosa.

El Grupo B de la Champions League está que arde y hoy se juegan dos finales entre cuatro equipos que se encuentran con plenas opciones de pasar a la siguiente fase. Quizá el más presionado de todos sea el Real Madrid, conjunto al que aficionados y rivales han calificado en múltiples ocasiones como «Rey de Europa». Y lo cierto es que el mote le viene al pelo: el Real Madrid no se ha quedado fuera de los octavos de final de la Champions League desde que esta cambiara de nombre allá por 1992.

El gran vigilado es Zidane, técnico del conjunto blanco que ve cómo su mandato de la plantilla comienza a tambalearse. De hecho, se ha especulado con la posibilidad de la dimisión del francés si el Real Madrid no consigue hoy pasar de ronda. Frente a los blancos estará una de las revelaciones del torneo: el Borussia Monchengladbach mantiene intactas sus posibilidades de pasar a octavos de final como primeros de grupo. Sería la primera vez que el equipo alemán se clasificara para esta ronda del torneo; un aliciente más que pone en peligro la clasificación blanca.

Con la enfermería acumulando bajas -Jovic se suma a los lesionados Mariano y Valverde-, Zidane podrá contar con el capitán del equipo, Sergio Ramos, y con el lateral Carvajal. El defensa sevillano se erige en noches como estas en alma y corazón del equipo. También está totalmente recuperado Benzema, único delantero puro del primer equipo con el que Zidane podrá contar hoy. Todo parece apuntar a que la pareja de extremos brasileños formada por Vinicius y Rodrygo será la que acompañe a Benzema en el ataque. No obstante, la disponibilidad de Asensio puede jugar un papel clave en el once inicial.

Las cuentas del Real Madrid son sencillas: si gana, pasa. Eso sí, el Madrid no depende de sí mismo para pasar como primeros de grupo pues una victoria del Shakhtar les relegaría al segundo puesto. El empate haría que el Madrid dependiera del Inter. Si el conjunto italiano gana, el Real Madrid podría empatar frente al Borussia Monchengladbach y pasar como segundos de grupo. De hecho, esta es una teoría que está corriendo por Italia. La posibilidad de un pacto de no agresión entre españoles y alemanes podría hacer que una victoria del Inter sólo sirviera para hacer el trabajo al Real Madrid.

En juego no está sólo el prestigio de una entidad; también el departamento económico del Real Madrid estará atento al choque pues una clasificación proporcionaría a las arcas blancas once millones de euros. Sin embargo, ni aficionados ni jugadores parecen tener esto en mente. Casemiro ya declaró que este partido es una final para el Madrid y que el equipo blanco no juega finales, las gana.

Los números ya están hechos, pero ahora queda que se demuestre en el terreno de juego lo que se lleva semanas hablando. La historia favorece al Real Madrid: en dos enfrentamientos con el Borussia Monchengladbach en Madrid, los locales ganaron uno y empataron otro. Aunque es cierto que la deficiente defensa del equipo blanco también tiene estadísticas que pueden dar miedo: en los últimos nueve partidos con equipos alemanes el Real Madrid encajó goles en todos ellos.

Ya no queda nada para que comience una de las noches más apasionantes para los aficionados al mejor fútbol de élite. El Grupo B tiene esta noche un compromiso con la historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *