El derbi se tiñe de blanco

El Real Madrid derrotó por 2-0 al Atlético de Madrid en un derbi atípico por la falta de público. Los de Zidane manejaron a su antojo el partido y el Atleti quedó reducido a una caricatura de lo que acostumbra ser.

El partido prometía brindar un grato espectáculo teniendo en cuenta el momento de forma de ambos equipos. El Madrid llegaba al derbi tras vencer a Sevilla y Borussia Monchengladbach y clasificarse primero en Champions League; el Atleti no perdía un partido de liga desde febrero, precisamente el último derbi disputado en el Bernabéu.

El dominio blanco se sostuvo durante todo el encuentro gracias a un estado de forma pletórico de Benzema, Modric y Kroos. Los centrocampistas blancos cuajaron uno de sus mejores partidos con la elástica del Real Madrid. Mientras tanto, las pocas ocasiones del Atlético se vieron drásticamente reducidas a casi nada durante todo el encuentro.

El partido comenzó de la misma manera que continuaría: con el Madrid manejando el partido y el Atleti esperando atrás. No obstante, el que parecía el plan inicial de Simeone no funcionó tal y como se esperaba pues los rojiblancos no pudieron salir al contraataque gracias a una buena presión del bloque atacante del Real Madrid. La banda derecha de los blancos se convirtió en el mayor quebradero de cabeza de Simeone. Carvajal y Lucas Vázquez se convirtieron en puñales en ataque que apuraban todo el campo existente para generar claras ocasiones de peligro.

La primera de estas ocasiones llegó en el minuto 10, momento en el que Benzema realizó un potente disparo con su pierna izquierda que terminó tocando Oblak y fue repelido finalmente por el palo. En el minuto 15 llegó el primer gol del encuentro. Kroos ejecutó un córner perfecto para que Casemiro rematara a placer entre tres jugadores rivales. Herrera se resbaló en el marcaje y nadie se anticipó al brasileño que mandó el balón al fondo de la red.

El resto de la primera parte siguió el mismo guion. El Madrid se gustaba con el balón y el Atleti ni presionaba ni dejaba de hacerlo. Se vieron los peores momentos del equipo del Cholo de la temporada. Las posesiones del Madrid acababan con ocasiones y generaban sensación de peligro, pero no sucedió lo mismo cuando la pelota la tenía algún jugador rojiblanco. Courtois pasó toda la primera mitad sin trabajo.

La segunda mitad comenzó tal y como había acabado la primera parte. Simeone realizó tres cambios tras el descanso: Lodi entró por Herrera, Lemar por Felipe y Correa por Carrasco. De esta forma, el técnico argentino buscaba crear oportunidades e imprimir velocidad al juego combinativo que había intentado hacer el Atleti en la primera parte con poco éxito. Sin embargo, aunque es cierto que las pocas ocasiones colchoneras llegaron tras los cambios, el Atlético nunca estuvo cómodo en el partido. En el minuto 55 Lemar desperdició una clara oportunidad de gol. En el minuto 60 Simeone sacó del campo a Joao Felix y dio entrada a Saúl. El jugador portugués fue cazado por las cámaras con claros signos de enfado y desaprobación por su cambio.

En el minuto 63 Carvajal chutó desde fuera del área, pero el potente disparo chocó contra el poste. La mala suerte de Oblak hizo que la espalda del portero y el balón chocaran produciendo el segundo tanto del encuentro. El definitivo 2-0 en el marcador ya había llegado.

Quedaban minutos por jugarse, tiempo suficiente como para que el Atlético de Madrid tratara de empatar el encuentro. Fue Saúl en el minuto 81 quien tuvo la ocasión más clara de todas. Un potente cabezazo se topó con las manos de Courois que volvió a dejar inmaculada la meta blanca. En el minuto 90 Lucas Vázquez intentó redondear un partido perfecto pero su tiro bien colocado fue atajado por Oblak. El jugador gallego se ha convertido en una sensación del madridismo gracias a su rendimiento esta temporada.

Llegó el final del encuentro y los equipos se marcharon con sensaciones diferentes. Por un lado el Atlético de Madrid vio cómo su eterno rival pasaba por encima de su fútbol sin compasión. El Real Madrid por su parte salía victorioso de una de las semanas más difíciles del presente curso con un sobresaliente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *