Resultados de fútbol EN DIRECTO

Las cosas mal hechas

Dinamarca – Finlandia. 15.200 espectadores disfrutando de un partido de Eurocopa en una plácida tarde de sábado. Filo del descanso con el marcador aún inmóvil. Y, de repente, Christian Eriksen se desploma de forma antinatural. Comienzan entonces los veinte minutos más angustiosos y largos de los últimos tiempos.

El colegiado apremia a las asistencias médicas para que socorran al jugador danés que yace en el césped con la mirada perdida y el cuerpo rígido. Su compañero Kjaer interviene para que no se trague la lengua. Cuando llegan los equipos médicos comienza un inquietante e ininterrumpido panorama: los jugadores se apartan para dejar trabajar a los profesionales, los doctores se apuran para comenzar las maniobras de reanimación; Eriksen no responde.

Mientras tanto, la realización del partido retransmite en directo para millones de personas el drama de la vida. Los televidentes son testigos de cómo los médicos realizan la RCP al jugador que sigue inconsciente durante veinte minutos. Es el mismo Kjaer, al darse cuenta de los planos del directo en las pantallas del estadio, quien ordena a sus compañeros de equipo formar una barrera humana. Los fineses contemplan desde la banda opuesta la escena. Los daneses se derriten entre lloros y rezos.

Ahora la realización se ceba con la esposa del futbolista. Primeros planos de la mujer se suceden mientras Eriksen sigue luchando por su vida a escasos metros de allí. Compañeros van a consolarla mientras que una buena noticia se propaga en el verde: Christian parece responder. Llega la camilla y el jugador sale del campo escoltado por todo el equipo médico y un par de mantas que hacen las de biombo.

Los aficionados en el campo se encuentran con el corazón en la mano. Los que disfrutaban del partido por televisión, más si cabe. Una realización lamentable ha grabado en el recuerdo de cada uno de ellos imágenes que nunca debieron haberse emitido.

Anuncios. Conexión con el plató de Mediaset. El circo sigue. Las imágenes vuelven a repetirse en bucle mientras opina un médico y un colegiado retirado. Una parte de la pantalla se encuentra ocupada por informadores carroñeros. La otra, por su presa recién conseguida.

Así hasta que el partido ha vuelto a disputarse mientras que la comunidad futbolera arremetía con dureza ante semejante actuación mediática. La mediocridad morbosa en prime time. Porque para qué ser mejores pudiendo ser populares. Pan y circo, pero el pueblo ha tomado algo de conciencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *