Resultados de fútbol EN DIRECTO

La fiesta del gol

España ha empatado (1-1) frente a Polonia y se complica su pase a octavos de final. Aunque la roja sigue dependiendo de sí misma, la opción de pasar como primera de grupo queda lejos. Los de Luis Enrique cuajaron otro partido mediocre que se suma a la lista de encuentros intrascendentes sufridos por los espectadores.

En su infinita testarudez, el seleccionador del conjunto nacional volvió a alinear un 4-3-3 más desfasado que el Windows 98 para volver a reafirmarnos como selección no candidata al título. Ridículo es, tal vez, un adjetivo que viene algo grande al esperpento de ayer, aunque es cierto que el partido distó mucho de un choque digno entre un equipo que fue campeón del mundo hace no mucho.

Morata quiso consolidarse como adalid ofensivo de una selección estéril. Metió un gol y falló otros pocos. Luis Enrique escuchó los clamores de la afición, pero a medias: Gerard Moreno de titular, pero Marcos Llorente desaprovechado en el lateral derecho. Y así nos fue. Un gol con tensión arbitral del delantero madrileño dibujó una sonrisa en la cara de los locales. Pero Robert Lewandowski, aquel al que según Ferrán Torres se iban comer nuestros centrales, se encargó de dejar claro que la defensa tampoco brilla en el combinado nacional. Elevándose en un salto hasta el cielo de Sevilla remató un balón sin mayor impedimento que un leve forcejeo con Laporte. El balón tocó la red y España fondo.

A partir de ahí, lo que ya sabemos y se pretende vender como novedoso. Toque y toque para que la pelota acabe siempre por no entrar. El colegiado, que se portó bien con los locales, señaló penalti favorable a España. Gerard Moreno chutó y el poste repelió su disparo. Álvaro Morata vio bien el rechace, se aproximó a un balón fácil en apariencia, remató con el interior de su pie derecho y mandó fuera la pelota. España entera resopló al unísono. Apaga y vámonos.

Entró Sarabia y dejó una actuación más propia de las dudas sembradas por su convocatoria que de las certezas de Luis Enrique. Fabián, Ferrán Torres y Oyarzábal tuvieron sus minutos. Este último entró en el minuto 87 por Morata. A lo mejor remontaba el encuentro muerto desde hacía media hora. Pero no lo hizo, normal. Y los supuestos cambios como revulsivos en el banco. Adama Traoré, jugador al que se seleccionó por delante de jugadores como Iago Aspas, no tuvo minutos.

España empató y suma dos puntos de seis posibles en uno de los grupos más fáciles por nombres de sus rivales. Marcha tercera a un punto de Eslovaquia, selección con la que nos mediremos el próximo miércoles a las 18.00. Para pasar hay que ganar, aunque un empate puede valer para entrar como uno de los mejores terceros. Quizá es que aspiramos a eso por muy difícil de asumir que parezca. Visto lo visto, me creo cualquier cosa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *