Resultados de fútbol EN DIRECTO

La España de Koke

No es el futbolista que acapara todos los focos. Las cuentas de fútbol más famosas de Instagram o Twitter no le dedican tres o cuatros fotos editadas por partido. Juega en el Atlético de Madrid, así que es difícil que alguien se quite la bufanda cuando juega en la Selección y pueda reconocer su importancia y su calidad. Y no solo juega en el conjunto rojiblanco, de hecho es el propio escudo del oso y el madroño. O, quizás, es que simplemente el ojo futbolero de algunos no va más allá de los jugadores que realizan ruletas y lambrettas insulsas, pases mirando al tendido al más puro estilo Laudrup o Ronaldinho, poses innecesarias para chutar el balón, tatuajes o celebraciones circenses.

Más allá de los memes y las burlas, Jorge Resurrección «Koke» está siendo la pieza clave del centro del campo de Luis Enrique en esta Eurocopa. Y quien no lo quiera ver es porque, simplemente, su deseo en esta Euro 2020 es que algún jugador del Real Madrid se alce con el trofeo y, si el plan no sale así, pues ya si eso apoyarán a España. Curiosamente, ningún jugador blanco ocupa las filas de La Roja o de otro equipo de los que a día de hoy siguen compitiendo en el torneo. ¿Casualidad o causalidad?

La palabra infravalorado se suele emplear cuando, como bien dice la etimología del propio término, algo o alguien tiene atribuido un valor inferior al que merece. En realidad, no creo que en España se infravalore a Koke. Su entendimiento del fútbol es tan bueno que es imprescindible para todos sus entrenadores. Está por encima de otros nombres con más marketing, quizás porque a sus 29 años reúne todos los registros para ser un centrocampista total, con madurez y veteranía. Justo cuando este tipo de futbolistas alcanzan su mejor nivel a lo largo de su carrera. Su Eurocopa está siendo de matrícula de honor guardando las espaldas de Busquets, dando salida al balón cuando el esférico no pasa de los centrales y aportando últimos pases desde la frontal del área o a balón parado. Sobre el césped, Busquets podrá llevar el brazalete de capitán, pero Koke es el motor del equipo.

También hay que desconfiar de aquellos que intentan ponerse la careta de la Selección durante el verano, posiblemente debajo de ella se encuentra un vikingo enfurecido porque no hay ningún madridista en su equipo y tiene que apoyar a un jugador de su máximo rival durante un mes. Una de sus frases más típicas es que «Koke no es un 10 en nada pero es un 7 en todo». Eso no es infravalorarlo, es que no hay más ciego que el que no quiere ver.

Que no quepa duda alguna que si Koke fuese francés y hubiese ganado la Premier todo el mundo pediría el balón de oro para él. Y más aún si España consigue llegar a la final. Por desgracia, su marketing está basado en que sus detractores cuelguen constantemente en internet fotos suyas sosteniendo unas patatas fritas de una famosa cadena de hamburguesas y otra en la que aparece tumbado con los ojos cerrados tras la barrera de un libre directo.

La España de Koke está ya en semifinales. La tanda de penaltis de ayer fue la última llamada para subirse a este barco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *