Resultados de fútbol EN DIRECTO

Henderson da los tres primeros puntos al Liverpool en un intenso partido

Victoria de los hombres de Jurgen Klopp por 3-2 ante un Milán que se sobrepuso al gol inicial de Arnold, pero que terminó cayendo con honores en su regreso a la máxima competición europea.

Volvió el Milán a la máxima competición europea, volvió a despertar ese gigante que llevaba dormido unos años que para los rossoneri deben de haber sido siglos, y volvió en un lugar mítico de la Champions, Anfield. Hogar del Liverpool, del famosísimo «you’ll never walk alone«, pero sobre todo el lugar de los partidos locos, y este no defraudó.

Comenzó el partido con un Milán dubitativo, cediendo el control de la pelota para que los locales camparan a sus anchas por el terreno defensivo de los italianos. Poco tardaron los reds en aprovechar esa falta de decisión en los jugadores milaneses. Alexander Arnold quien, a pase de Salah, cruzó ante Maignan para poner el 1-0 al minuto 8. En ese momento el entrenador alemán debió pensar que sería una noche plácida para sus pupilos, y el partido en sí invataba a pensarlo porque tan solo cinco minutos después el colegiado señalaria la pena máxima para los locales pero Maignan se vistió de héroe y con una doble parada consiguió frenar la ocasión de los locales por dos veces.

A pesar de no haber convertido el penalti el Liverpool no desistió y siguió achacando a los jugadores del Milán que denotaban cierto grado de nerviosismo, como si les estuviese quedando grande el encuentro.

Pasada la media hora de encuentro las estadísticas reflejaban que los locales habían probado fortuna en catorce ocasiones en las que sólo habían encontrado portería en una ocasión. Pero en el minuto 40 Rebic en la primera acción de peligro de los italianos puso el empate en el luminoso con un elegante disparo. A su vez el Milán dispuesto a renacer de sus cenizas busco el segundo tanto y en la jugada próxima Brahim aprovecho un rechace para completar la remontada en tan solo dos minutos. Pues si que será verdad aquello que dicen de que «no hay mejor momento para matar que cuando ya te dan por muerto».

Con ese marcador nos marchamos a vestuarios y con la pregunta de si el Liverpool sería capaz de darle la vuelta al resultado. Pues la reacción no se hizo de rogar y a los tres minutos de volver de la reanudación Salah estableció el empate el cual ni celebró al pensar que se encontraba en posición antirreglamentaria, pero finalmente el colegiado en concordancia con sus asistentes dio validez al gol y por lo tanto el Liverpool volvió a establecer las tablas en el marcador.

Ya con el 2-2 el partido se fue abriendo cada vez más y fue el Liverpool quien aprovecho la ocasión para a la salida de un corner, Henderson con un chut inapelable, poner el 3-2 definitivo en el electrónico y completar otra remontada de los ingleses sobre el Milán, la más famosa aquella en la final de Estambul de 2005 en la que el Liverpool en apenas diez minutos consiguió igualar una renta de 3 goles y terminó ganando el partido en la tanda de penaltis.

Al término de los noventa minutos el Liverpool se coloca como líder en solitario de su grupo gracias al empate entre Atlético y Oporto. Por su parte los italianos se colocan colistas del mismo con 0 puntos, todavía a la espera de volver a lograr la victoria en su vuelta a la competición europea.