Resultados de fútbol EN DIRECTO

La pelota al bueno: Vinicius salva a un desastroso Madrid

El Real Madrid está a un paso de lograr su clasificación a los octavos de final de la Champions League. Tras vencer hoy 2-1 al Shakhtar, el equipo de Ancelotti sólo debe ganar en su próximo compromiso contra el Sheriff para estar el la siguiente ronda. Dos goles de Benzema con sendas asistencias de Vinicius salvan a un Madrid catastrófico que no mereció ganar.

Jugar Champions a las siete menos cuarto de la tarde de un frío miércoles no es lo habitual. Pero hacer un partido lamentable en el Bernabéu contra un equipo, en principio, inferior parece ser que sí. El Real Madrid saltó al campo con la esperanza en romper su mala racha de local y cosechar una victoria contra el Shakhtar. En su forma, el propósito se vio cumplido, pero lo cierto es que la actitud del Madrid murió al cuarto de hora de juego.

Rodó el balón en Madrid y ya se vieron las intenciones de ambos equipos. El Madrid quería ganar y el Shakhtar jugar como lo suele hacer. Durante los primeros compases del encuentro, los conjuntos golpearon con dureza la portería rival. Un tiro al palo para el equipo ucraniano fue el aviso necesario para que el Madrid espabilara. Dicho y hecho. Vinicius le robó la cartera a Marlon y dispuso todo de tal manera para que Benzema sólo tuviera que empujar el balón a placer.

El primer gol del encuentro subía al luminoso del lado del Madrid. No hubo aviso anterior más allá de un lejano tiro de Modric que detuvo Trubin, el mejor de su equipo en los primeros minutos. A partir de ahí, desolación. Si se inventara un nuevo método cruel de tortura, no dudo de que el macabro comité de expertos tendría en cuenta el visionado del partido del Real Madrid.

Estático, dormido, desganado, el Real Madrid de Carlo Ancelotti se plantó ante el Shakhtar a verlas venir. Como si de un futbolín se tratara: los jugadores parecían ensartados por barras metálicas de banda a banda. Nadie mordía ni robaba un balón. El Shakhtar jugaba poco menos que a placer mientras que unos locales contemplativos esperaban lo inevitable. En el minuto 38, tras una empanada defensiva general, Fernando reventó el balón con tal fuerza que las redes de la portería de Courtois temieron por su integridad física.

De ahí al desasosiego del aficionado. Como el que pega a un árbol. El Real Madrid, que ni sintió ni padeció, siguió jugando a un ritmo tan bajo que si fuera un coche manual se hubiera calado. Llegó el descanso y a Dios gracias porque el Shakhtar tuvo un par de buenas ocasiones que de no ser por Courtois, de los mejores del Madrid, se hubieran colado en la portería.

El segundo tiempo comenzó de la misma manera que había acabado el primero. A pesar del empate, el Real Madrid no reaccionaba ni mostraba nada que invitase al optimismo. Balones largos, jugadas inconexas y una constante búsqueda de Vinicius para que el brasileño inventara. Pero nada de eso acababa de funcionar mientras el Shakhtar bailaba al Real Madrid en su casa. Tocando hasta el área, el equipo ucraniano generaba una constante sensación de peligro mientras que los ataques del Madrid sólo podían provocar enfados del Bernabéu.

En una de esas jugadas se les encendió la bombilla a Vinicius, Casemiro y Benzema para solucionar el partido. El extremo brasileño decidió por un momento ofrecerse en banda derecha para, acto seguido, dar rienda suelta a su creatividad y regate. Pase a Casemiro, devolución de este de tacón y asistencia de nuevo a Benzema que puso el balón lejos de los dominios de Trubin. Y ahí acabó el partido del Madrid si es que había comenzado en algún momento.

Ancelotti decidió que no era estaba la tarde para muchos cambios. Kroos, Casemiro, con amarilla, y Modric jugaron el partido completo sin necesidad alguna. Nacho por Carvajal. Benzema fue cambiado por unas molestias que todo apunta a que se quedarán en un golpe. Jovic entró para bajar balones y prolongar para Vinicius. Se retiró Mudryk, de lo más peligroso del conjunto visitante, aplaudido por el Bernabéu.

Algún disparo logró conectar el Shakhtar, pero Courtois se reivindicó en su meta. Vinicius tuvo su gol en el descuento, pero la ocasión terminó malograda a pesar del desempeño físico del mejor jugador del Madrid en este partido. El colegiado, tras un arbitraje mediocre y quizá algo casero, decidió pitar el final tras los tres minutos añadidos de rigor. El Real Madrid gana por la mínima y gracias. Los jugadores agradecieron el apoyo de la afición ante semejante bochorno. Los blancos esperan ahora al Rayo Vallecano en el Bernabéu tras poner un pie en octavos de final de la Champions League.