Resultados de fútbol EN DIRECTO

Jaime Gavilán:“Aún no lo he hecho público porque quiero dar unos meses para asimilarlo bien y tomar la mejor decisión”

El que fuera jugador del Valencia, Getafe y Levante entre otros, ha charlado con El Plantillazo. Nos ha contado la última hora de su carrera, a demás de repasarla y hablar sobre la actualidad de sus equipos de La Liga.

¿Cómo estás y cómo te encuentras?

Respecto a lo profesional este año he decidido dejarlo. Creo que ha sido una decisión muy meditada. Aún no lo he hecho público porque quiero dar unos meses para asimilarlo bien y tomar la mejor decisión.

Entonces, ¿Vamos a verte este año de nuevo en los terrenos de juego o eso ya se ha acabado?

Va a ser difícil. Al final es una decisión que uno toma porque se ha pensado mucho. Es lo que he hecho toda la vida y realmente es difícil cuando llega el momento. Yo siempre he dicho que cuando se pierde la ilusión y esa motivación es mejor echarse a un lado y quedarse con el recuerdo del año pasado que creo que fue muy bonito.

Como siempre solemos empezar estas entrevistas, me gusta hablar de los inicios de cada uno. Los tuyos fueron en el Valencia. Cuéntame un poco cómo recuerdas esa etapa.

Todo lo que recuerdo son buenos recuerdos. Empiezo muy joven con 10 años en la cantera del Valencia. Jugamos torneos, empezamos a hacer las cosas bien. Vamos subiendo de categoría e incluso voy adelantado con algún año más. Es un recuerdo muy bonito, porque a parte de formarme como futbolista me formaron como persona. El Valencia me lo dio todo. Me trataron genial y tuve también la suerte de coincidir con compañeros que poquito a poco fuimos subiendo de categorías y luego coincidir en el primer equipo.

En 2003 haces tu debut en La Liga y debutas en Zorrilla con el Valencia, perdiendo 1 a 0 con el Valladolid. ¿Cómo fue aquella experiencia?

Pues imagínate. Para cualquier chaval debutar con el equipo de su ciudad y sobre todo con un Valencia que todos recordamos. Había sido el año anterior campeón de liga. Simplemente cambiarme al lado de Aimar, de Baraja, de Albelda, del Kily González pues son recuerdos que uno nunca olvida. Aunque el debut fue un poco agridulce porque perdimos para mí creo que lo llevo y al final es un sueño cumplido.

En total disputaste 25 partidos oficiales con el Valencia, jugando hasta Champions. ¿Con que te quedas de aquella etapa?, tanto positiva como negativamente.

Positivamente como bien has dicho, los partidos que jugué. Venía después de una cesión en Getafe y volvía después al Valencia con un bagaje bien hecho la temporada anterior. Incluso había sido llamado con la selección y las cosas pintaban muy bien. Esa temporada ya tuve buenas participaciones tanto en liga como en Champions. Pero desafortunadamente y ahora voy a contar lo malo tuve una lesión de rodilla muy importante que me mantuvo fuera de los terrenos de juego casi un año. Al final son cosas que nunca vienen bien, sobre todo cuando eres tan joven. Gracias a Dios me recuperé bien y pude volver a disfrutar del fútbol.

Ahora vamos a pasar a hablar a la que diríamos que es tu mejor etapa, que es la del Getafe. ¿Cómo fueron tus llegadas?¿Cómo recuerdas cada una de ellas?

La primera fue llegar y besar el santo. Tuve un debut en primera con el Getafe muy bueno. Marqué en la primera jornada de liga y la temporada salió fenomenal. Estuvimos en unas posiciones privilegiadas rozando Europa. No nos pudimos meter pero fue un año muy completo. Jugué 34 partidos, fui de los máximos asistentes de La Liga y la verdad que salió todo muy bien. Después del paso por Valencia, volver allí… Para mí Ángel Torres siempre ha sido como mi padrino futbolístico. Apostó por mí desde el primer momento y era devolver otra vez la confianza. Era como volver a casa. Aunque me haya criado en Valencia, pero Getafe me ha dado la oportunidad de poder hacer una carrera bien larga allí. Ha habido temporadas muy buenas, donde hemos jugado en Europa, compartiendo vestuario con grandes jugadores y sobre todo a día de hoy me llevo muchas amistades.

Uno de los partidos que quizás puede ser de los más significativos para ti, aunque no lo jugaste, puede ser esa final de Copa del Rey de 2008, entre Valencia y Getafe, clubes con los que jugaste esa misma temporada. ¿Qué siente uno cuando te vas de un club y en esa misma temporada juegas una final contra él y la pierdes?

Yo salgo en el mercado de invierno en Enero y empiezo a disputar la Copa del Rey con el Getafe. Tuve la suerte de participar en todos los partidos, meter varios goles y tuvimos la suerte de meternos en la final. El Valencia y el Barça se jugaban pasar a la final en ese momento. Yo sabía que si el Valencia pasaba no iba a disputar la final por esta clausula del miedo que existía antes. Al final fue una pena no disputar una final, porque una final no se juega todos los días. Si que es verdad que en ese momento yo apoyaba a mi equipo que era el Getafe, pero hacía muy poco en el Valencia habían sido compañeros míos todos. Me supo mal no ganarla por mis compañeros en ese momento, pero al final te alegras también por los que han sido tus compañeros momentos antes.

Otro partido que también puede ser muy significativo fue esa eliminatoria contra el Bayern de Munich que se os va por muy poco. ¿Cómo recuerdas aquel día?

Fue una noche histórica. Ahora con el paso del tiempo te das cuenta de lo que significó. En ese momento lo vives todo muy rápido. Estas inmerso en liga, en Europa League y en copa. Son partidos que no te dan tiempo a asimilar las cosas. Yo recuerdo una noche preciosa, tanto en Múnich como en Getafe. La pena no fue culminarlo, porque creo que en el cómputo general de la eliminatoria nos pasar por méritos propios. Recordamos que en la prórroga íbamos 3-1 ganando con alguna solvencia bastante buena aun jugando con un jugador menos. Al final el destino quiso que no pudiéramos ganarla. Fue una rabia tremenda como te imaginas.

¿Tu crees que si hubierais ganado esa eliminatoria hubierais llegado lejos?

Estábamos muy cerca. Eran cuartos de final, pasábamos a semis. Sobre todo el pasar, anímicamente imagínate lo que significaba ganarle a un Bayern de Múnich con Ribery, con Schweinsteiger, con Philipp Lahm, con Óliver Kahn, Van Bommel, Zé Roberto, Luca Toni… Es que eran jugadores mitiquísimos. Imagínate lo que hubiera supuesto el ganarla e imagínate con el subidón en la siguiente ronda.

Hubo un hecho también con el Getafe, que imagino que a lo mejor te pudo marcar y fue en el partido ante el AEK de Atenas. Las imágenes son muy escalofriantes y no sé si las llegaste a ver. ¿Cómo pasaste esa situación? 

Fue un susto tremendo. Es un balón dividido donde yo intento ganar la jugada y choco con el Vasco Arruabarrena, que había estado en Villarreal antes. A partir de ahí ya no me acuerdo de nada. Me despierto en el hospital y yo no me acuerdo de nada. Imagínate los familiares en ese momento de tensión. La verdad que tuve mucha suerte porque la caída fue muy fortuita. Caí prácticamente con la cabeza en el suelo y gracias a Dios toco madera que creo que fue una situación muy afortunada para lo que podía haber sido.

En total 211 partidos con el Getafe, muchísimos momentos tanto buenos como malos y yo creo que la mejor forma de preguntarte en general sobre esta etapa es, ¿Qué significa para ti el Getafe?

Es mi segunda casa. Es mi familia. Es un club muy familiar. Un club que cuida mucho a los jugadores. Un club humilde que cada día se va asentando más. Está haciendo muy bien las cosas. Se está viendo que año tras año ya no es una sorpresa. Es un equipo más de primera que lucha por objetivos altos. Soy valenciano pero vivo en Madrid, por lo tanto tengo un trato muy cercano. Cuando puedo voy a verlos. Tu sabes que los equipos que has jugado intentas seguirlos y realmente Getafe y Valencia son los equipos que más sigo y que intento no perderme ningún partido.

¿Tienes algo pendiente con el Getafe?

No, nada. Dejé las puertas muy abiertas. Ellos saben como soy, que tipo de persona soy y yo también sé cómo son ellos. La verdad que son muy cercanos. No descarto el volver a unirnos más tarde de la forma que sea. Por lo tanto le deseo todo lo mejor.

Después tuviste una etapa muy corta en el Levante antes de despedirte de la élite en España. Aquí tuviste creo yo que una de tus etapas más complicadas. Piensas que si no fuera por las lesiones, el cambio de entrenador…¿Hubiéramos visto una mejor versión tuya?

Puede ser. Llegaba con 29 años, con una edad muy buena y con madurez adquirida en Getafe muy positiva. Se reunía todo para hacer una carrera larga en el Levante. A demás, yo firmé un año + dos. Pero las cosas desde el principio no salieron como uno quería. Una semana antes de empezar La Liga me lesiono. Es una lesión muscular, pero que ya te deja 3 o 4 semanas seco. El entrenador era Mendilíbar, un entrenador que apostaba por el fútbol. No encajó, los resultados lo avalan, pero se tuvo poca paciencia. En la jornada 8 lo destituyen y viene otro entrenador(Lucas Alcaraz) que no contó conmigo desde el primer momento, sin hablar conmigo ni nada. Toma una decisión que está claro que no era consensuada con lo que es el Director Deportivo. La situación era complicada. No contaba conmigo y yo a parte, mentalmente necesitaba salir. Era joven aún y decido salir a airearme. Creo que me alejé un poco de los focos, de lo que es la liga española. Decido tomar experiencias nuevas y creo que fue un paso acertado porque disfruté del fútbol visto de otra manera.

Luego en 2015 te conviertes en un trotamundos, pasando por Grecia, la India y Corea. ¿Cómo fue para ti ese cambio de aires y cómo surgió todo?

Han sido experiencias únicas. Lo he pasado muy bien. He disfrutado del fútbol quizás de una forma más alejada de los focos. Al final compites igual. Yo soy una persona competitiva, que le gusta ser profesional y hacer las cosas bien. Me han tratado genial y he disfrutado mucho, tanto en Grecia en el periodo corto que estuve, en Corea que es un país increíble y en la India. Al final son destinos muy singulares. La verdad que he disfrutado en todos los sitios.

Volviste a España y volviste a Madrid para jugar con el Alcorcón y posteriormente al Sanse. ¿Tuviste alguna otra oferta sobre la mesa?

Estando en Corea tuve una oferta de Japón. Lo que pasa que al final no se concretó. Era un país que me llamaba mucho. Algunos jugadores importantes de aquí estaban yendo a allí como fue el caso de Iniesta o David Villa. Estuvo la posibilidad. Me hubiera gustado mucho, pero al final no se realizó.

Y durante tu carrera ¿Hubo alguna otra oferta que no llegara a ningún puerto y que hoy en día pueda salir a la luz?

Con 20 años cuando hice una temporada muy buena en el Getafe estuve a punto de ir al Arsenal. En su momento tenía un buen mercado. Fueron las cosas muy bien, pero fue el momento de renovar con el Valencia e hice un contrato muy bueno que era lo que yo deseaba toda mi vida, pero finalmente no salió.

Los comentarios están cerrados