Resultados de fútbol EN DIRECTO

La apisonadora de Guardiola funciona

No voy a mentir. Cuando el partido llegó al término de la primera mitad, el titular de este artículo era “Un partido sin historia”. Pero por suerte para el espectador, El Manchester City – Leicester ha resultado en un partido de fútbol con resultado más digno de set de tenis (6-3). Un encuentro que inauguró un Boxing Day descafeinado por el aplazamiento de varios encuentros a causa del Covid-19.

El Manchester City golpeó primero y lo hizo mejor durante todo el encuentro. Los primeros minutos de partido se convirtieron en un asalto permanente a la portería de Kasper Schmeichel, que no anduvo demasiado acertado en consonancia con su rendimiento en la actual temporada. El héroe y capitán del Leicester ya tuvo que aguantar los pitos de su propia afición en el anterior encuentro de Premier League.

Kevin De Bruyne hizo el primero con un latigazo genial después de una bonita jugada. Sin embargo, el belga no se mostró tan determinante como acostumbraba en pasadas temporadas. El brillo de la sonrisa de Guardiola se debe a Bernardo Silva. El portugués, al que su entrenador calificó como el mejor jugador de la Premier League, no ha conseguido anotar gol, pero sus intervenciones en el juego casi siempre son acertadas y eso, en una máquina perfectamente engrasada como es el Manchester City, resulta fundamental.

Dos penaltis en cosa de diez minutos. Primero Mahrez y luego Sterling condenaron sendos errores de Tielemans. Un agarrón descarado a Laporte y una entrada a destiempo a Sterling tuvieron la culpa de un bochornoso resultado en el luminoso en el minuto 24. Entre medias llegó Schmeichel con una estirada y respectivo manotazo a destiempo para dejar el balón muerto a Ikay Gündogan.

Pese a que parezca que los locales jugaban solos, el Leicester City se presentó en el Etihad. Un preciso disparo a balón parado de Madison hizo que Ederson se luciera con ayuda de un larguero que le dio su cara y su cruz en el partido. Sin ningún atisbo de esperanza, los foxes encaminaron la senda del vestuario para escuchar las reprimendas de Brendan Rodgers en el tiempo de descanso.

Esa charla surgió efecto pues el Leicester despertó de su letargo y comenzó no sólo a defender sino a proponer fútbol e incentivar errores rivales. Precisamente de ahí nacieron los tres tantos para los visitantes. Casi seguidos: Madison y Lookman al contragolpe e Iheanacho en una rocambolesca jugada en la que apareció Ederson, y el travesaño antes de que el balón atravesara la línea de meta. Madison decidió cargar con el equipo para tratar de realizar un imposible que no sucedió, pero el hecho no resta la valía de un jugador extraordinario capaz de brillar hasta en el partido más lúgubre para los suyos.

Con el Leicester buscando las tablas en el marcador llegó Laporte en un saque de esquina. Testarazo y adiós al cuento. Todavía quedó tiempo suficiente para cerrar el set con el servicio. Sterling aprovechó otro remate de cabeza, esta vez de Rubén Dias, para meter el pie, sumarse otro tanto en su cuenta particular y finiquitar el partido.

El Manchester City se afianza en el liderazgo de la Premier League con un triunfo si bien no sufrido, pero peleado. Un equipo que funciona a base de la humillación al rival y constantes muestras de superioridad en el terreno de juego. El Leicester por su parte deberá seguir remando, aunque los objetivos de zona europea se antojan todavía demasiado lejanos.