Resultados de fútbol EN DIRECTO

La Selección empieza mal antes de empezar

El positivo de Busquets en la concentración de la Selección ha despertado todas las alarmas. El capitán español tuvo que abandonar Las Rozas para aislarse de sus compañeros. Sin duda, esta noticia a menos de una semana del inicio de la Eurocopa supone un traspié para La Roja. Luis Enrique debe llamar a otro jugador para suplir a Busquets, pero viendo lo visto hasta ahora no sería de extrañar que no haya ninguna nueva incorporación. Por el momento el mejor posicionado es Zubimendi, el canterano de la Real Sociedad que desempeña el mismo rol en la sub-21. Con la cantidad de jugadores de calidad que se han quedado fuera de la convocatoria seguro que a los españoles nos vale con cualquiera de los que van a ver la Eurocopa desde su casa pese a merecer un hueco en la lista.

Luis Enrique debe saber algo más que el resto de aficionados españoles. De otra manera sería incomprensible que, pudiendo llevar a veintiséis jugadores solo lleve a veinticuatro y casi a última hora uno de ellos caiga enfermo por Covid, algo que se puede repetir a lo largo del torneo dada la situación. Puede que Luis piense que tenemos un grupo soberbio y vayamos sobrados de efectivos. Incluso no sorprendería a nadie que su sustituto fuese algún jugador que haya tenido menos minutos que yo esta temporada, y ya es decir.

Por otro lado, resulta curioso que durante la ya finalizada campaña el Barça no haya tenido casi casos de Covid en su plantilla, al menos que nosotros sepamos. Resulta chocante cuanto menos que el resto de equipos, sobre todo Real Madrid, haya tenido una plaga de contagios durante la temporada, mientras que el club culé ha notificado tantos casos que se podrían contar con los dedos de una mano.

El colmo del asunto llega con la indignación de la Federación con el Gobierno por no vacunar a la expedición. “Solo hubiesen sido 25 vacunas”, afirmaban desde Las Rozas. Bien, pues que vacunen a toda mi familia, ¿no? No serán más de veinte vacunas. Los tratos de favor que suplican desde la Ciudad Deportiva están completamente fuera de lugar. Por su condición de imagen pública creen que deben tener más privilegios que los demás, como si no fuese ya suficiente de la vida que gozan. El egoísmo elevado a su máxima potencia. Tampoco da ninguna buena imagen que quieran saltarse la cola para la vacunación. A todos (espero) nos llegará el momento, pero ellos no son más valiosos ni esenciales que nadie, que quede bien claro.

Muchos españoles, entre los que me incluyo, han dejado de sentirse identificados con esta Selección. Ya sea por la dirección de la RFEF, por los jugadores, el estilo de juego o el seleccionador es complicado que esta España vuelva a unir a todo un país como hizo la década pasada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *