Resultados de fútbol EN DIRECTO

La seriedad del submarino hace soñar

El Villarreal planteó un partido muy serio en Croacia, que le sirvió para derrotar al Dinamo de Zagreb en la ida de los cuartos de final de la Europa League. El único gol del encuentro lo anotó Gerard Moreno a través de un penalti, que el mismo provocó.

El Villarreal, con Emery a la cabeza, volvió a dar un recital de orden y seriedad defensiva, como nos tiene acostumbrados en las idas de esta competición, donde no ha encajado ningún tanto fuera de casa en las eliminatorias. Emery, consciente de lo que se jugaba, introdujo a Juan Foyth como lateral diestro para cubrir a la estrella del equipo croata, Orsic, que se salió el anterior encuentro contra el Tottenham. Por lo demás, siguió confiando en el resto del equipo manteniendo a Carlos Bacca, que está sabiendo aprovechar los minutos y devolviendo la confianza depositada en el, por parte del técnico amarillo.

El encuentro no comenzó bien para los amarillos, donde dos indecisiones de Gerónimo Rulli a balón parado le pudieron costar caro al submarino, pero el equipo groguet supo sufrir y buscó la aparición de Gerard en alguna jugada aislada. Y cuando tienes a una estrella en el equipo, como es el caso de Gerard Moreno, puedes jugar a eso y que te funcione como le funcionó al Villarreal, que cuando mejor estaban los locales y más sensación de peligro creaban, Gerard Moreno se fabricó un penalti por mano, que acabaría anotando el. Para más inri, el tanto llegaría en el 43 que es cuando más duele para el equipo contrario.

El Dinamo no supo encajar el tanto y, a continuación del descanso no se dedicó a otra cosa que a realizar una presión sin intensidad, que permitía al equipo amarillo tener el esférico en su dominio todo el tiempo que les placiera. Al contrario que el Dinamo, el Villarreal salió mas concentrado que en el primer tiempo y con las ideas muy claras, ningún error defensivo. Los planes de Emery salieron según lo esperado, gracias a los refuerzos introducidos que permitieron al submarino dominar de cabo a rabo la segunda mitad. En el descanso, se marchaba Carlos Bacca y en su lugar entraba Paco Alcacer, poco después entraría Moi Gómez por Samu Chukwueze, hoy menos descarado que de normal. En última instancia introdujo a Rubén Peña por Manu Trigueros, para inyectar oxígeno al medio de campo que se estaba cayendo en los minutos finales del partido.

El conjunto amarillo no pudo aumentar la ventaja pese al cansancio del conjunto croata, mostrado en la recta final del encuentro. Por tanto el Villarreal tendrá que sentenciar la eliminatoria en la Cerámica, llevándose de este estadio un gran resultado y una sensación de que este equipo sabe competir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.