Resultados de fútbol EN DIRECTO

Marco Rosa: “Íbamos con mucha ilusión sabiendo que era complicado, pero al final hemos tenido la suerte de conseguirlo”

Hoy es un día histórico para Gibraltar ya que por primera vez un equipo de dicho país va a disputar una fase final de una competición europea. Se trata del Lincoln Red Imps que, tras jugar la fase previa de Champions, Europa League y Conference League, finalmente estará en la fase de grupos de la UEFA Conference League. En El Plantillazo hemos podido hablar con Marco Rosa, centrocampista sevillano que milita en las filas del club y que marcó uno de los goles en la fase previa de UEFA Champions League.

-Lo primero enhorabuena por esta clasificación histórica. ¿Cómo te encuentras de cara al inicio de esta competición y los próximos partidos que tendréis?

Para mí es un placer estar aquí con ustedes. El equipo está muy contento. Tenemos muchas ganas de empezar la competición y con la mente puesta en prepararnos bien para lo que pueda llegar.

Donde realmente te formaste como jugador fue en la cantera del Real Betis ¿Cierto?

Sí. Yo empecé jugando con cinco años. La mayor parte del tiempo estuve jugando en el Nervión, el equipo de mi barrio. Estuve un par de años en el Sevilla cuando era pequeño, pero la mayoría de años, desde cadete estuve en el Betis. Estuve siete años, tres años de cantera y tres años y medio en el Betis B hasta que salí de allí.

En esa etapa del Betis, en concreto en el Betis B, compartiste vestuario con Fran Díaz y Braganza que me comentaban que se alegraban mucho de ti. ¿Recuerdas alguna anécdota curiosa que se pueda contar?

Recuerdo un pequeño pique de entrenamiento con Fran Díaz. Braganza, él y yo siempre estábamos juntos. He jugado con Braganza desde los cinco años y luego se unió Fran. Él llegó tarde a una jugada. Me dio una patada, me enfadé y yo se la devolví en la siguiente jugada. Hubo un poco de rifi-rafe entre los dos. Y eso que éramos los que mejor nos llevábamos del vestuario.

Después de estar jugando varios años entre Segunda B y Tercera te vas a Gibraltar, concretamente al Europa FC. ¿Cómo es el cambio de irte a Gibraltar a jugar?¿Es un cambio muy brusco o es algo sencillo? Porque al fin y al cabo pasar de jugar contra clubes de tercera a estar jugando contra el Legia de Varsovia, el Estrella Roja o el Cruj es un cambio brutal.

A mí me llega la oferta del Europa cuando acababa contrato con el Córdoba B y es verdad que a ti lo que te tira es conseguir ganar la liga o quedar segundo para jugar este tipo de partidos. Sí que es verdad que cuando juegas ese tipo de partidos te das cuenta realmente de la diferencia que hay con el fútbol profesional. En Gibraltar somos clubes mucho más humildes que los que nos hemos enfrentado que nos superan en todo. Es complicado, pero las experiencias que yo estoy viviendo las voy a recordar toda la vida. Y son muy bonitas. Hemos ido a estadios, hemos conocido ciudades y la verdad que no lo cambio por nada.

Llegas al Lincoln Red Imps y, a su vez, la llegada de esta nueva competición que en un principio se alejaba de ustedes porque empezasteis en la fase previa de Champions. Tras ver que año tras año era imposible que un club de Gibraltar se clasificara para competición europea, ¿teníais pocas esperanzas de clasificaros o era algo con lo que tuvierais una ilusión de decir “este año lo conseguimos y hacemos historia”?

Lo que se hablaba en el vestuario es que era muy complicado, porque para tener posibilidades teníamos que ganar la primera eliminatoria de Champions. Porque si llegamos a perder no jugábamos Europa League, pasábamos directamente a la segunda o tercera de Conference League. Entonces nos quedaban bastantes eliminatorias por pasar. Después de ganar la de Champions League decíamos “nos vamos a la segunda de Champions, si perdemos, a la de Europa League y si perdíamos nos íbamos a la última de Conference League”. Pero nuestro pensamiento fue que nos iba a tocar un rival muy duro, que lo fue, pero nos podía tocar un rival de más nombre. Y pensábamos que iba a ser imposible porque nos podía tocar el Tottenham, la Roma… Entonces, yo creo que en ningún caso éramos conscientes de lo que hemos hecho. Íbamos con mucha ilusión sabiendo que era complicado, pero al final hemos tenido la suerte de conseguirlo.

Empezasteis en la fase previa de la Champions y encima pasasteis la primera ronda. Luego os toca un rival muy fuerte como es el Cruj y encima marcas el primer gol de la eliminatoria. ¿Cómo fue esa sensación al marcar ese gol e irse al descanso por delante en la eliminatoria?

La verdad que ha sido una de las mejores sensaciones de mi vida. Yo ya lo hablaba con mis amigos de broma; que yo ya podía decir que he metido un gol en Champions. Yo creo que hemos demostrado que aunque somos mucho más humildes que ellos, a la hora de jugar el partido le hemos plantado cara a todos los rivales. No ha habido ningún partido que nos hayan superado en muchos ámbitos. Se ve a lo mejor que en la calidad son mejores. Por eso están cobrando una cosa y están en esos equipos y es así. Pero cuando hemos competido, hemos jugado once contra once. Yo creo que hemos dado la cara. Y de hecho, la primera parte contra el Cruj los tuvimos encerrados los 45 minutos. Es verdad que en la segunda parte dos despistes nos cuestan la remontada, pero estábamos muy orgullosos de los partidos que habíamos hecho contra ese tipo de rivales.

Por desgracia, perdéis la eliminatoria y luego os toca el Slovan Bratislava, que ya hablaremos luego de ellos. También perdéis la eliminatoria, lo que significa que os queda una bala y tenéis muy cerca el hecho de hacer historia. En el momento que sois consciente de ello, ¿cuál era la mentalidad del club?¿Cómo se vivía la situación?

Ya lo veíamos como una posibilidad, porque además habíamos visto el partido del Riga y nos había parecido un buen equipo, pero que era más o menos de nuestro nivel. Es cierto que desde el club ya nos decían que estaban orgullosos de nosotros. Íbamos a ir a luchar, pero en el fútbol puede pasar cualquier cosa. Después de jugar el partido de ida, que quedamos 1-1 allí, también teníamos la vuelta; la jugábamos en nuestro campo. Nuestro campo es muy especial por el tema del viento, el césped artificial… Entonces, los equipos allí suelen sufrir. Y al final nos salió bien. Conseguimos un buen resultado en la ida y ya en la vuelta conseguimos ganar el partido.

Ya en el partido de vuelta, con un empate a uno fuera de casa, llegáis a vuestro estadio, volvéis a empatar y os vais a prórroga. ¿Cómo os sentíais en ese momento y cómo salió el equipo a disputar esos 30 minutos?

La verdad que no recuerdo otro partido donde yo haya estado más nervioso en mi vida. Es la primera vez que yo por un partido de fútbol me pongo nervioso. Incluso los días antes ya estaba nervioso. Yo recuerdo que en la prórroga a los 5 o 6 minutos me cambian y desde la grada lo pasé fatal. Cuando marcamos el gol en el córner de cabeza lo veíamos muy cerquita y decíamos que no se nos podía escapar.

Pasados los 30 minutos, habéis marcado dos goles y habéis hecho historia, ¿Cómo se vivió todo en general?

Allí veías a los compañeros llorando, el cuerpo técnico, el presidente que bajó estaba llorando también. Es la sensación más bonita que he vivido en mi vida. No sabía lo que se sentía, es la primera vez y yo creo que nos merecíamos algo así. Es una sensación muy bonita.

Cuando eras pequeño, ¿te imaginabas que ibas a jugar una fase final de una competición europea?

Cuando eres pequeño tu sueño es llegar a lo más alto como futbolista. Pero en ningún caso me esperaba jugar una fase final de una competición europea. Y menos como ha ido transcurriendo el fútbol. Porque cuando estaba en el Betis, en el Betis B, piensas que estás a un pasito, puede ser. Pero ya cuando sales del Betis, empiezas a tener un poco de dudas. Yo ya en ningún caso me esperaba tener una experiencia como esta. Así que me ha venido mejor todavía.

Una vez clasificados, tenéis como rivales al Copenhage, al PAOK y al Slovan Bratislava, que ya lo conocéis de sobra. El objetivo del club en esta competición ¿cuál es exactamente?

Pues sinceramente, ahora nos han dicho que tenemos que disfrutar. Que tenemos que disfrutar lo que hemos conseguido. En principio somos el equipo más endeble del grupo, eso es una realidad. En un mes empieza la liga, que se nos juntará con esta competición. Entonces nuestra máxima prioridad es la liga. Porque al final todo lo que nos ha dado conseguir esto ha sido ganar la liga y nuestra prioridad es la liga. No nos podemos despistar por tener el grupo. Es verdad que, además de disfrutar, nosotros vamos a intentar competir y sabemos que nuestro campo es complicado. Nunca se sabe lo que puede pasar. Ya hemos dado una sorpresa, ¿por qué no dar otra?

Los comentarios están cerrados