Resultados de fútbol EN DIRECTO

Mestalla mantiene intactas sus tradiciones

El Valencia gana 2-1 al Granada y mantiene su invicto como local contra el cuadro nazarí en un partido marcado por las lesiones y un gol tempranero

Partidazo de la zona media de la clasificación liguera entre un Valencia en progresión positiva y un Granada ilusionado con su pase a cuartos en la Europa League. El equipo blanquinegre empieza a pisar las buenas baldosas en su camino hacia una mejor temporada con Javi Gracia como entrenador. Esta victoria le sirve para curarse de su anterior pinchazo contra su rival regional más cercano, el Levante. Así, el Valencia solo acumula tres derrotas después de su eliminación de la Copa del Rey contra el Sevilla. En el caso del Granada, los resultados han sido más estables y favorables a lo largo de la temporada. Los granadinos, aunque más irregulares que la edición pasada, están acumulando un gran número de victorias y no solo en la liga. El jueves pasado, caía derrotado contra el Molde con un resultado óptimo para la posterior clasificación a los cuartos de final de la competición europea.

Entre los datos más relevantes, nos encontramos con la maldición del Granada en Mestalla, estadio que siempre le ha negado los tres puntos. Además, se trata de un equipo que muestra dificultades para recuperar el marcador con uno o dos goles en contra, frente a un equipo que ha sacado puntos en los últimos minutos de los últimos encuentros. La importancia de abrir la lata se multiplicaba en este partido que, de hecho, ha seguido el guion de estas condiciones.

El Valencia demostraba lo que decía su técnico en la previa del partido, que era importante salir a ganar desde el minuto uno. En el minuto cuatro, Gayà lanzaba un balón lateral a media altura que Was pinchaba con la diestra para cambiar la trayectoria y batir a Rui Silva. Las intenciones del Valencia eran claras, asedio constante a la portería nazarí y centros laterales del canterano. Sin embargo, el Valencia no volvería a marcar en la primera parte, a pesar de los múltiples acercamientos. De hecho, sería Račić el jugador ché que tendría la oportunidad más clara tras el gol en la primera parte, aunque fue rechazada por el guardameta.

El Granada empezó a sufrir pronto la acumulación de partidos y el desgaste físico de sus jugadores que hasta hace poco compaginaban tres competiciones. Kenedy fue el primero en recibir asistencia médica, aunque no sería el único. En el segundo tiempo, Espinola hizo cuatro cambios casi seguidos, siendo Machís el protagonista de dos. El venezolano entró al campo después de estar varios partidos fuera por lesión. Apenas diez minutos después, se vio obligado a regresar a la banca por molestias en la zona del isquiotibial, la misma zona que le había castigado las últimas jornadas. Finalmente, sería el veterano Molina quien sustituiría a Darwin, que prefirió no arriesgar su integridad física.

La segunda parte empezó a coger forma y el Granada tenía sus primeros acercamientos con peligro a la portería blaquinegra. Roberto Soldado seguía intentando llevarse un gol a casa, y a pesar de que llegó a rematar a portería, fue incapaz de superar a Cillesen. Sería Alex Blanco, quien, aprovechando un pase que le dejaba dentro del área cruzaría el balón para marcar distancia tras pegar en el poste y entrar en la portería de Rui Silva. El Granada recibía un gran golpe de realidad, faltaban veinte minutos y estaban dos goles por debajo. A partir de aquí, ambos equipos empujaron con el objetivo de marcar más goles y tuvieron grandes oportunidades. Finalmente, el Granada recibió su premio en el minuto noventa. Un pase de Jorge Molina que remataba Soldado dentro del área para pasar a Cillesen y conseguir el ansiado gol para su equipo. Sin embargo, era tarde para conseguir la hazaña y el partido fue muriendo poco a poco hasta el pitido final de Alberola Rojas.

Ambos equipos nos han dejado un gran encuentro hoy en Mestalla, un duelo equilibrado que se ha declinado por el equipo que más rápido finalizó sus tareas de cara a portería. El arbitraje también ha destacado por su claridad y seriedad a la hora de mantener a ralla cualquier tipo de incidencia. El Valencia debe seguir forzando esta estructura que parece que empieza a crear y mantenerse en la senda de la victoria. Su próximo rival será el Cádiz, contra el que solo pudo sacar un punto en la ida, en Mestalla. El Granada, por su parte, tiene por delante un dificil enfrentamiento contra el submarino amarillo, que precede su gran fecha en Europa League, donde le espera el gran Manchester United. Veremos como se desenvuelven ambos en las siguientes fechas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.