Resultados de fútbol EN DIRECTO

Otra vez lo mismo

Año tras año la situación del Manchester United sigue siendo la misma. Año tras año, los fichajes no eclipsan una mala gestión de equipo, pero ya no a nivel de técnico, si no a nivel de institución. Desde la marcha de Ferguson, donde los jugadores, a pesar de ser estrellas, jugaban para un único fin, el club ha teñido siempre todos los problemas. Estrellas del fútbol mundial son relacionadas siempre con el equipo red. Y en la mayoría de las veces, acaban vistiendo la camiseta del Manchester United.

Pero el simple hecho de fichar a las mayores estrellas, no significa que los problemas se solventen. Cuando el club anunció el fichaje de Cristiano Ronaldo, el griterío que provocó fue escandaloso. Ya se oían voces de que el Manchester United volvería a alzarse con la Premier League y con la Champions. Pero nada más lejos de la realidad. Cristiano empezó muy bien la temporada. Debutó con gol en todas las competiciones. Pero su llama parece haberse apagado momentáneamente.

Sancho, Cristiano, Bruno. Son muchas las estrellas que este club posee. Arriba el equipo es una apisonadora cuando tiene el día. Pero atrás las lagunas siguen siendo claras. El fichaje de un Varane apagado no ha solventado la delicada situación defensiva que el club ya tenía en etapas anteriores. Las actuaciones de Lindelof, pero sobre todo de Maguire son dignas de estudio. Cada error suyo le supone al United casi un gol en contra. Mal liderazgo, mala salida de balón y mala coordinación entre dos futbolistas que no han dado el callo desde el principio.

Y esto supone que todo el engranaje del club se venga abajo. Si a esto le sumamos un Matic que lleva ya tiempo pidiendo unas vacaciones, un Sancho desaparecido totalmente y un Pogba renqueante en la posición de pivote, las posibilidades de crear peligro, aún teniendo a Cristiano Ronaldo, son pocas. Ahora la plantilla está al completo con la vuelta de Rashford, que ya marcó ayer en el King Power Stadium. No obstante, el Manchester United está cayendo poco a poco en otro problema.

Y es él encomendarse a Cristiano Ronaldo. La forma de jugar del equipo ha cambiado desde su llegada. Ahora es más frecuente ver centros al área o balones en largo. La imagen de Cristiano no deja ver que hay más futbolistas a los que encomendarse para marcar gol. Greenwood, Bruno. Futbolistas que tiraban del carro la pasada temporada y que ahora ellos también han pasado a jugar para Cristiano. Pero no toda la culpa es para ellos.

También hay que exigirle más al portugués, destinado a sacar adelante al equipo. Un Cristiano que ya se ha visto metido en algún que otro malentendido. Ayer Solskjær tuvo que corregir su actitud. El portugués se marchaba a los vestuarios cuando su técnico le dijo que fuese a aplaudir a los aficionados reds que se habían desplazado hasta Leicester. Esto, sumado a su política de alimentación, que no ha gustado a sus compañeros y sumado a la suplencia del otro día, han creado una nube de duda en territorio red.

Cristiano ya advirtió a Solskjær: “Quiero jugarlo todo”. Y desde fuera se le pide al técnico noruego que así sea. Pero Solskjær tiene otras ideas. Dosificar a Cristiano no es mala opción teniendo en cuenta el desgaste que supone jugar en Inglaterra. Y viendo como actúa el equipo en beneficio del portugués, no es mala opción dejar a Cristiano al margen cuando se trate de un rival asequible. Una forma de decirle al equipo que Cristiano no va a estar ahí siempre.

A día de hoy, los números no apoyan al Manchester United. Ya son tres jornadas sin conocer la victoria. Dos derrotas y un empate más que mejorables para los de Solskjær. Además, son siete goles encajados en estos tres últimos partidos de Premier. Y en Champions deben andarse con ojo ya que la derrota frente al Young Boys y la victoria in extremis frente al Villarreal no dejan buenas sensaciones.

Aún le queda trabajo a este Manchester United. Y aún queda mucho por jugar. Todo puede suceder pero está claro que ahora mismo el equipo se encuentra perdido y sin ideas. Solskjær debe imponer su política le pese a quien le pese. Y los jugadores deben jugar para el club. Reds, es hora de trabajar.

Los comentarios están cerrados