Resultados de fútbol EN DIRECTO

Siempre la cruz cuando cae de cara

Parece que hay un sector aficionado y profesional del mundo del fútbol al que no le gusta que las cosas le salgan bien al Real Madrid. Incluso cuando es evidente que así es. Sin ir más lejos, el Madrid derrotó por 6-1 a al Mallorca ayer en el Santiago Bernabéu en un partido en el que los blancos demostraron que son candidatos a todo.

Sin embargo, en la entrevista a Ancelotti tras el encuentro parecía haberse realizado tras un partido totalmente distinto. “Se pueden hacer muchas lecturas de muchos detalles del partido. No sé si son todas positivas”, preguntó el periodista de Movistar+ al técnico del Real Madrid que respondió entre risas.

Lo cierto es que el Madrid venció de manera contundente en un partido con muchas más luces que sombras. Hay cosas que solventar, sí. Pero de ahí a hacer una lectura negativa del partido hay una brecha muy grande. El Real Madrid debe solucionar problemas defensivos y arropar mejor a Courtois, pero ha mejorado mucho la pegada del equipo. Con Vinicius y Benzema enchufados, ayer se sumó a la fiesta un Asensio rodeado de dudas y rumores. El mallorquín habría expresado su descontento con la falta de minutos, pero ayer se reivindicó como una alternativa fiable: tres goles para despejar incógnitas.

Hasta Isco sumó un tanto a pase de Vinicius. El centrocampista español jugó algunos minutos en la segunda mitad y anotó un tanto que seguro afianzará su confianza en este nuevo Madrid de Ancelotti. Un equipo que no está exento de problemas, como todos, pero cuyas virtudes saltan a la vista. La verticalidad y el físico son dos constantes de un Real Madrid que la temporada pasada anduvo inidentificable gran parte del tiempo.

Ancelotti parece saber lo que quiere. Busca recuperar ese equipo con hambre de gol y de títulos que se había perdido años atrás. Ya sin las estrellas del pasado, pero con Benzema como ariete goleador. Un jugador excelso en su mejor nivel empeñado en mejorar el juego colectivo del equipo. A sus costados, normalmente un Vinicius renacido y, ayer, Rodrygo. Dos aviones por las bandas arropados por Camavinga y Valverde. El francés se ha metido a la afición en el bolsillo con un par de partidos a sus espaldas y del uruguayo poco queda ya por añadir.

Buscar puntos negativos es una actividad divertida, pero difícil en ocasiones como esta. Y elevar los defectos, pocos y casi nada relevantes en este encuentro, por encima de las evidentes virtudes supone un peligroso ejercicio de complejidad dialéctica. Que cada uno pregunte y piense lo que quiera, pero el fútbol del Madrid se mantiene líder a pesar, parece ser, de las numerosas lecturas negativas del equipo.

Los comentarios están cerrados